Sensibilidad dental: origen y forma de prevenirla

Un descuido en la higiene de los dientes puede provocar mucha incomodidad y dolor en los pacientes. La sensibilidad dental es una de las dolencias más comunes que impiden que las personas puedan disfrutar de su día a día.

Además, este tipo de afecciones pueden avisarnos de que se está desarrollando otra patología, como pueden ser las caries, gingivitis o periodontitis.

El equipo de nuestra clínica dental en Oviedo puede ayudarte a superar estas dolencias con los mejores tratamientos para la sensibilidad dental.

 

¿Cómo se origina la sensibilidad dental?

Las personas sentimos un exceso de sensibilidad dental en el momento en el que el esmalte se desgasta, la dentina pierde su protección natural y esta queda al descubierto. Hay que tener en cuenta que la dentina está formada por tubos microscópicos (túbulos dentinarios) que, al desprotegerse, entran en contacto con el exterior.

De esta forma, el desgaste del esmalte provoca que los túbulos dentinarios reciban de una forma más brusca los estímulos exteriores, los cuales entran en contacto con el nervio y provocan dolor en aquellos pacientes que sufren sensibilidad dental.

Si este es tu caso, es importante acudir al odontólogo para que, tras realizarte un diagnóstico, determine cuál es la mejor forma de que tus dientes recuperen su buen estado. En nuestra clínica dental en Oviedo encontrarás a los mejores expertos en el mantenimiento de la salud bucal y prevención de la sensibilidad dental.

 

Causas más frecuentes de la sensibilidad dental

Un paciente puede sufrir sensibilidad dental por distintos motivos. Algunos de los más frecuentes son:

  • Excesiva fuerza durante el cepillado y uso de pastas de dientes abrasadoras: Mantener estos hábitos durante la higiene dental provoca el desgaste del esmalte y de las protecciones de la dentina. Como resultado, el paciente puede sufrir una excesiva sensibilidad al frío o durante el propio cepillado.
  • Consumir alimentos y bebidas con mucho ácido: Este tipo de productos erosionan el cuello del diente, favoreciendo que la sensibilidad dental se acentúe.
  • Traumas dentales u oclusales y bruxismo: Los traumas oclusales son aquellos problemas derivados del mal encaje de la arcada de dientes superior con la inferior, mientras que el bruxismo es un trastorno caracterizado por el rechinamiento de los dientes de forma involuntaria. Estas patologías, sumadas al mantenimiento de malos hábitos como usar palillos de madera, son factores a tener en cuenta a la hora de analizar el nivel de sensibilidad de los dientes.

 

¿Cómo puedo poner remedio a la sensibilidad dental?

Si el dolor en tus dientes provocado por la sensibilidad dental es persistente, existen una serie de remedios para devolver a tu cavidad bucodental su buena salud.

En este sentido, seguir una buena dieta siempre va a jugar a favor del estado de tus dientes. Además de servir para prevenir otro tipo de enfermedades dentales, reducir la cantidad de alimentos ricos en ácido bajará el nivel de erosión de las protecciones de la dentina, evitando que se produzca un exceso de sensibilidad dental.

Corregir malos hábitos como el bruxismo, malas rutinas, una higiene dental deficiente, cortar las uñas con los dientes, emplear de forma incorrecta mondadientes, etc. son parte de la solución a la hora de mantener la sensibilidad dental en su justa medida.

No obstante, tal y como se hace ante enfermedades dentales más graves, siempre que sientas que tu salud bucodental puede estar comprometida, es fundamental acudir al odontólogo para que te haga una revisión y te ayude a prevenir la sensibilidad dental.

 

Nuestra clínica dental en Oviedo tiene una amplia experiencia en el mantenimiento de la salud bucodental de los pacientes. Visita Clínica Sicilia o contacta con nosotros si crees que puedes estar sufriendo una enfermedad dental.