ENDODONCIA
EN OVIEDO

La endodoncia es un tratamiento dental empleado para preservar un diente que está infectado o inflamado. Es una solución efectiva para salvar un diente dañado y prevenir infecciones dentales que posteriormente pueden provocar la pérdida de este diente.

El diente tiene varias capas, la más externa es el esmalte dental, seguido por la dentina y luego la pulpa dental, que se encuentra en el centro del diente y contiene vasos sanguíneos y nervios. Cuando la pulpa dental se infecta o se inflama, puede causar dolor y, si no se trata, puede provocar la pérdida del diente. Mediante una endodoncia, en Clínica Sicilia retiramos la pulpa dental infectada o inflamada, limpiando y sellando el espacio resultante para prevenir futuras infecciones. Con un cuidado dental adecuado, los dientes tratados con endodoncia pueden durar toda la vida.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Es importante reconocer los síntomas que pueden indicar la necesidad de una endodoncia, para así poder tratar el diente y evitar una mayor infección. 

Dolor dental

El dolor dental intenso es el síntoma más común de la necesidad de una endodoncia. Este dolor se produce porque la pulpa dental se inflama o se infecta.

Sensibilidad dental

Si se siente dolor o sensibilidad en los dientes al comer o beber alimentos calientes o fríos, es posible que la pulpa dental esté infectada y necesite de una endodoncia.

Inflamación en las encías

Tener tanto las encías, como el cuello o la cara inflamada, puede indicar que la infección en la pulpa dental se ha propagado más allá de la raíz del diente. En casos graves, esta hinchazón puede ser muy dolorosa y necesitar una endodoncia de forma urgente.

Encías sensibles o enrojecidas

Si las encías alrededor del diente afectado están enrojecidas o sensibles al tacto, es posible que estén inflamadas debido a la infección de la pulpa dental.

Diente oscurecido

Otro síntoma de la necesidad de una endodoncia es tener el diente afectado más oscuro que el resto de los dientes. Esto puede ser un signo de que la pulpa dental se ha dañado y está muriendo.

Beneficios del tratamiento de endodoncia

Alivio del dolor

Si un diente está gravemente dañado puede causar dolor intenso y constante. Gracias a la endodoncia se elimina la infección y, por tanto, el dolor.

Conservar el diente

La endodoncia puede evitar la extracción del diente dañado o infectado, lo que ayudará a preservar la estructura dental natural y evitar problemas futuros.

Mejora de la salud dental

Al eliminar el problema del diente, la endodoncia puede ayudar a prevenir la propagación de bacterias y la infección en otras áreas de la boca.

Calidad de vida

Si no se realiza una endodoncia a tiempo, la pérdida de un diente puede afectar a la capacidad masticatoria y al habla, repercutiendo en una peor calidad de vida.

Estética dental

Los dientes infectados pueden parecer oscuros, manchados o descoloridos. La endodoncia permite restaurar la apariencia natural del diente y recuperar así una bonita sonrisa.

Una evaluación temprana y su tratamiento puede ayudar a prevenir complicaciones más graves y salvar el diente afectado, mejorando así la salud y calidad de vida del paciente a largo plazo.

Procedimiento de una endodoncia

El procedimiento de una endodoncia consta de varios pasos y generalmente se lleva a cabo en dos o tres visitas con el endodoncista. Antes de realizar el tratamiento de endodoncia, en nuestra Clínica Dental en Oviedo siempre realizamos una evaluación y diagnóstico del diente afectado. Además, la endodoncia es un tratamiento seguro y poco doloroso, ya que se administra anestesia local para adormecer el área alrededor del diente a tratar.

Acceso y limpieza

Para acceder a la pulpa dental infectada, el experto en endodoncia realiza una pequeña abertura en la corona del diente. Posteriormente, se emplean herramientas especiales para limpiar el canal radicular y eliminar la pulpa dental inflamada o infectada.

Desinfección y reparación del canal radicular

Después de limpiar el canal, se desinfecta y se conforma para rellenarlo con un material de obturación. Esta reparación requiere del uso de unas limas específicas para eliminar el tejido infectado y así preparar el canal para ser rellenado.

Obturación y sellado

Una vez desinfectado el canal, se rellena con un material de obturación y finalmente se sella para evitar la reinfección. En la endodoncia este material puede ser de diferentes tipos como composite, amalgama o ionómero de vidrio entre otros.

Reconstrucción dental

Una vez realizada la endodoncia, puede ser necesario reconstruir el diente afectado con una corona dental u otro tipo de restauración dental, especialmente si se ha debilitado o dañado debido a la infección.

¿Sonríes con nosotros?

Pide cita y conoce más información sobre el tratamiento de endodoncia